Sin saber que el verdadero misterio residía en conocer la hora de llegada

Seis osos de peluche que quieren viajar pero aún no irán a ninguna parte, solamente esperan, porque esto es también parte del viaje, es la partida y la ausencia antes del cambio y por eso mismo el momento de máxima desvalía.

Nos transformamos en juguetes que se abrigan para conseguir algo de seguridad y apenas saben a qué lugar dirigir sus miradas, desean y temen de igual modo, mientras tanto la lectura servirá de refugio.

Texto para instalación “… sin saber que el verdadero misterio residía en conocer la hora de llegada”

Por Beatriz Domínguez para I love your work